Caamaño dijo que Justicia Legítima auspicia una reforma judicial que «transforme la realidad»

La titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y de la agrupación Justicia Legítima, Cristina Caamaño, dijo hoy que esa organización auspicia una reforma judicial que «transforme la realidad de les habitantes» con «perspectiva de género y considerando a las minorías», en el marco del Encuentro Nacional que hizo ese espacio.

«Desde Justicia Legítima proponemos la participación ciudadana en los procesos del acceso a la justicia de los sectores más postergados de la sociedad», afirmó Caamaño en el encuentro que se transmitió por el canal de Justicia Legítima en YouTube con participación de funcionarios y referentes políticos, sociales y judiciales. Caamaño dijo que desde la entidad se «propicia una justicia igualitaria» y se está «auspiciando una reforma judicial que transforme la realidad de les habitantes, siempre con perspectiva de género y considerando a las minorías».

«Desde la asociación Justicia Legítima trabajamos para suprimir todo privilegio, para asimilarnos a la sociedad», expresó Caamaño, y agregó: «Para que nuestres magistrades utilicen un lenguaje llano e inclusivo, incorporen la perspectiva de género en cada requerimiento, en cada resolución». En el panel sobre «La Reforma Judicial: un desafío político y democrático» expusieron el juez de la Cámara Federal de Casación Penal Alejandro Slokar, la interventora del Servicio Penitenciario Federal, María Laura Garrigós de Rébori, y el miembro de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza Omar Palermo, entre otros.

En el panel sobre «El Rol del Poder Judicial en el contexto de desigualdades», participaron, entre otros, el sacerdote de Curas en Opción por los Pobres Ignacio Blanco, la dirigente social Milagro Sala y el fiscal federal de la Seguridad Social Gabriel De Vedia. Garrigós de Rébori, expresidenta de Justicia Legítima, afirmó que «es desde la política donde tenemos que ir a buscar el poder judicial que necesitamos» y manifestó que «no es el Poder Judicial el que va a producir su propio cambio, sino las fuerzas políticas». «Debe ser la clase política la que tome el testimonio y salga adelante de la mano de lo que hicieron los consultores en el trabajo encomendado por la Presidencia de la Nación», destacó.

En otro tramo de su exposición, advirtió que «la dilación en la respuesta del poder judicial no solo es ineficiente, sino también perjudicial» y manifestó que «todo el poder judicial tendría que ser revisado». Afirmó que «a quien se elige juez es algo que toda la ciudadanía debería prestarle atención» y dijo que «tendríamos que insistir en que las audiencias para las selecciones de jueces fueran realmente audiencias de interés ciudadano».

El juez Slokar advirtió que «la auténtica reforma de la justicia es la justicia social» y afirmó que «nunca hay que olvidar el primer pilar de la doctrina del Justicialismo: una patria justa». «La reforma de la institucionalidad y el ajuste a una nueva legalidad es bien propia del Justicialismo», destacó Slokar, quien manifestó que «la injusticia se presenta con múltiples rostros, algunos de los cuales, como la dominación patriarcal, que anida en el poder judicial».

Mencionó que «lo que no se debe hacer» en la reforma judicial es «disponer y aceptar nombramientos y traslados por decreto, abusar de la cárcel sin juicio, arreglar imputaciones, confiscar bienes sin condena, validar el espionaje ilegal». El juez Palermo dijo que «desde 1955 en adelante» el poder judicial «forma parte del sistema de dominación real que ha prevalecido en la sociedad argentina junto al capitalismo, en algún momento con la Iglesia Católica y las fuerzas armadas».

«Hoy forma parte de ese bloque social dominante junto con los grandes medios de comunicación, con los aparatos culturales, las academias», expresó y dijo que «han transformado al poder judicial en un poder indolente, alejado de las demandas sociales, burocrático». Destacó que «la primera tarea del poder judicial es dejar de ser parte de ese bloque dominante y construir su propia legitimidad», advirtió que «eso supone actuar con autonomía frente al poder político» y dijo que «también debe resistir las presiones de otros factores de poder que tienen influencia en la toma de decisiones».

El fiscal De Vedia propuso «seguir trabando y luchando con todas las armas intelectuales» para generar «una sociedad distinta». «Tenemos que decir basta a un diseño social en el que el individualismo prevalezca sobre lo colectivo», advirtió, y manifestó que «tenemos que animarnos a pensar en nuevos paradigmas del Derecho». El sacerdote Blanco dijo que «Dios toma partido por los pobres y necesitados» y sostuvo que «ese criterio también tiene que marcar a la justicia».

«Para los pobres el acceso a la justicia es una verdadera carga», afirmó y dijo que «está lejos», porque «cuando un pobre piensa en un abogado en que lo pueda defender, está lejos ese abogado, porque no tiene plata». Milagro Sala expresó que «Justicia Legitima es lo que necesitamos todos los presos políticos del país y de Latinoamérica» y afirmó que «estamos indignados porque la justicia no hace justicia».

Destacó que «hace 4 años y 10 meses que venimos siendo avasallados, sin condena firme y seguimos detenidos» y afirmó que «si me preguntan qué soy, yo estoy presa. Somos presos que hoy no tenemos justicia». «La justicia en la Argentina es sorda con nosotros, mira para otro lado. Parece que se priorizan los acuerdos políticos antes que la justicia social», dijo Sala. El encuentro, en el que se homenajeó al fallecido jurista Julio Maier, continuará mañana a las 17 con la participación, entre otros, del exjuez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni, y la exprocuradora General de la Nación Alejandra Gils Carbó.

Comparte con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *